UNA NOVELA DEL EXILIO: ANTONIO SÁNCHEZ BARBUDO Y SUEÑOS DE GRANDEZA

Imagen

El hecho del exilio republicano necesita una consideración serena de los datos y de las circunstancias históricas y personales para llegar así a conclusiones válidas y convincentes. La situación a la que tuvo que enfrentarse el escritor español exiliado resultaba peculiar debido, en concreto, a una serie de pros y contras. Por ejemplo, no estaban sometidos como el resto de sus colegas en España al lápiz rojo del censor y, por tanto, crean sus obras desde una libertad no sólo temática, sino también de tratamiento. Tampoco les afectaba la incomunicación con el extranjero que padecían los escritores que se quedaron en España y, además, eran considerados paladines de una de una causa justa aunque derrotada. Junto a tales ventajas cuenta la dificultad evidente que supone la separación geográfica entre el escritor exiliado y sus naturales lectores, lo que trae consigo el problema del tiempo,  el conflicto entre el presente en una tierra que sólo se siente de manera conceptual y el pasado anclado en la memoria. Llevaban muy dentro de sí la patria forzosamente abandonada y las pruebas de ello son abundantísimas, como es el caso de Sánchez Barbudo y Sueños de grandeza, que no es una novela de guerra al uso porque en sus páginas encontramos demasiado lirismo e introspección, lo que unido al autobiografismo, completa un cuadro distinto del de una novela que propicia la propaganda partidista. La versión completa de esta novela cuenta con numerosas rectificaciones de las cuatro entregas aparecidas en Hora de España. Entre otras, un punto de vista más objetivo y mayor presencia e importancia del diálogo. En cualquier caso, y a pesar de que no se plantean tesis belicistas ni antibelicistas a modo de panfleto, sí se encuentran entre sus páginas profundas reflexiones propias de una persona que ha vivido este momento histórico. La novela comienza in media res a finales de septiembre de 1936 y transcurre en plena guerra civil, lo que marca la personalidad y el conflicto interno de Arturo Saavedra, alter ego del propio Sánchez Barbudo. A punto de comenzar la Segunda Guerra Mundial, el nuevo orden político enfrenta, irremisiblemente, concepciones opuestas ante la sociedad.

En mi opinión se trata más bien una novela de caballerías un tanto especial. Podría decirse que Arturo Saavedra aúna en su nombre lo mejor de la tradición caballeresca; por un lado, las leyendas del ciclo artúrico y, por otro, el segundo apellido del autor de la novela de caballerías más ilustre. No se trata de una casualidad. Arturo, como un caballero que vuelve de buscar el Santo Grial, atraviesa La Mancha para regresar a Madrid en el último capítulo de esta obra de estructura circular. Y regresa vencido. Encuentra una España destrozada, “loca”, perdida por sus sueños de grandeza. Los ideales que llevaron a los republicanos a la guerra eran ideales honestos, solidarios, sinceros. También lo eran los de nuestro ingenioso hidalgo, que “desfacía entuertos” y socorría doncellas con su mejor intención, no siempre suficiente para vencer en una batalla. Cervantes sabía cuál iba a ser el triste final su criatura de ficción de la misma manera que Sánchez Barbudo sabía cuál iba a ser el final de la República. Desde el exilio las cosas se ven de otro modo ya sólo queda revivir ese tiempo tan duro con la esperanza que se abre al final del texto, en el que el sentido de lo español pervive indestructible a pesar de las amenazas. La grandeza del pueblo español resplandece a través de sus ruinas. Acaba de terminar la Segunda Guerra Mundial y ha triunfado la justicia. En España no ha sido así, pero el país se ha levantado una vez y volverá a hacerlo porque quedan dentro de él las ilusiones, los ideales, los sueños de grandeza, que probablemente nos han llevado a la ruina y nos sacarán de ella. El vivo retrato de nuestra convulsa actualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s