13 PASOS PARA ESCRIBIR UNA CRÍTICA LITERARIA (DESTRUCTIVA)

4719009382_94d0c32fca_zcoloursoft                                             © Foto Berta Delgado Melgosa

Éste es mi ojo izquierdo, un ojo crítico y según el grandísimo teórico literario y comparatista George Steiner, puede que falto de amor:

steinerNo voy a ser yo quien enmiende la plana a un hombre tan ilustre, aunque poco os importa mi vida sentimental, a no ser que, por “déficit de amor”, entendamos envidia cochina, que es por lo que algunos piensan que se escriben reseñas. De ser verdad, y si sois buenos envidiosos, ya podéis escribir una auténtica y deleznable crítica destructiva. No sé quién inventó eso de la crítica constructiva pero como eufemismo está bien. Aquí tenéis unos cuantos pasos a seguir para hacer lo que siempre habéis querido pero nunca os habíais atrevido a llevar a cabo:

  1. Lo primero es odiar un poco al autor y tratar de destacar que sólo lo conoce alguno de sus vecinos. Si es famosete puede ser un narcisista, egotista o similar.
  2. El título está demasiado visto, no es muy original que digamos. Es más, lo leíste rebuscando en alguna librería de viejo.
  3. Ninguna editorial de prestigio lo ha tenido en cuenta, por eso se lo ha publicado él mismo. Y si la editorial es grande la obra es una porquería para ser consumida por masas que no saben lo que es la literatura con MAYÚSCULAS.
  4. Tu impresión de la obra de la que, probablemente, sólo has leído la mitad (siendo optimista) es pobre. Bostezabas mientras oías el frufrú de las páginas.
  5. El argumento es inexistente o un plagio flagrante.
  6. Los temas están dispersos, no se sabe de qué va el texto. Por cierto, ¿de que va?
  7. Los personajes son flácidos, la introspección es escasa y no se mantienen a lo largo de la obra ni van cambiando con las peripecias.
  8. El lenguaje es una mezcla de pedantería y chabacanería a partes iguales. Abusa de adjetivos manidos y usa palabras actuales aunque la obra esté enmarcada en otro siglo. (Juan Manuel de Prada, por ejemplo).
  9. Técnica literaria. ¿Esto es lo que hablan en las clases gratis de escritura creativa en las bibliotecas? Bueno, no sé qué es esto pero si tenéis que mencionarlo en la crítica, recordad el punto número 1.
  10. La estructura de la obra es un desastre. Iba a hacer una estructura in crescendo o líneal pero terminó con una resabida estructura circular.
  11. La trama puede ser simplona o tan compleja que uno tiene que volver hacia atrás para ver qué pasa. O eso, o decís que para evitar que te pierdas entre las miles de páginas de paja y paja el autor te repite, casi en cada párrafo, cómo va la investigación del detective o que la protagonista sigue enamorada a pesar de los pesares.
  12. La traducción no es que sea mala, es peor. Ya se sabe, traductor=traidor.
  13. Factores positivos y negativos que destacan. Aquí podemos explayarnos. No es que hayáis visto nada positivo pero, si hubiera que decir algo, siempre es bueno dar a entender que ha sido un esfuerzo, que la empresa era muy difícil, que no es que tenga talento, claro, no todo el mundo ha nacido para escribir. En este punto os animo a que le déis vuestro toque personal junto a adjetivos del siglo pasado como patético y que evitéis leer la obra completa, con el resumen de la contraportada es suficiente. ¡Buena suerte!

Pues bien,  aquí tenéis unas claves para hacer una buena crítica destructiva. Por supuesto, todo es una broma. Escribir no es fácil y hacer una reseña tampoco. Sí es cierto que hay que tener en cuenta lo dicho anteriormente y mezclarlo como en una coctelera. En próximos posts iré dando claves para que aprendáis a leer y comentaremos críticas periodísticas.

¿Qué os parece? ¿Creéis que sabéis leer? ¿Me lo contáis? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Anuncios

IGNACIO VIDAL-FOLCH: PRONTO SEREMOS FELICES

VIDALFOLCH

Los que me conocéis bien sabéis que no digo las cosas por decir y cuando leéis mis críticas supongo que leéis también la honestidad de mis palabras. Ignacio Vidal-Folch es uno de los grandes escritores españoles. Más conocido, menos… para mí es imprescindible. Hoy os dejo mi último artículo para la Revista Factor Crítico, a quien agradezco la confianza y la oportunidad de mostrar mi admiración, una vez más.

http://www.factorcritico.es/pronto-seremos-felices-de-ignacio-vidal-folch/

¿Me contáis algo? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

SOY CRÍTICA LITERARIA ¿Y QUÉ?

P1060798okcut

¿Y quién soy yo para decir lo que pienso de obras que, muy probablemente, soy incapaz de escribir? Bueno, tengo una sólida formación académica, que nunca me parece suficiente, y eso me capacita para tener una visión de conjunto de un texto, analizar rápido las bases literarias presentes y dar mi opinión sobre  autores y obras que leo. Reseñas, opiniones, críticas, en definitiva. No obstante, antes de seguir hablando de crítica, vamos a hablar de lo que es un escritor, que no suele ser el blanco de mis posts. Cuando alguien quiere ser escritor necesita 3 cosas. A saber:

  1. Escribir lo que le apetece (no pensar en un público)
  2. Escribir lo que le apetece (no pensar en el dinero)
  3. Escribir lo que le apetece (no pensar en las críticas)

La primera te puede convertir en famosete. La segunda en un famosete con pasta y la tercera en un amargado o en alguien que plagia sin decoro. Una vez que seas maduro para aceptar que los libros no los escribes para ti, pero que lo que tu hayas dicho ya lo dijiste y que ahora ni siquiera te pertenece serás un escritor y alguien como yo dirá o dejará de decir, pero tendrás que aprender a aceptarlo. El otro día un seguidor me escribió un mensaje, le encantaban mis críticas y me propuso lo siguiente: “¿qué te parece si lees mi libro [recién publicado] y, si te gusta, haces una entrada en tu blog?” Le contesté que si escribía una nota diría lo que pensaba, me gustara o no. Si era algo privado sería un informe de lectura y para eso tengo una tarifa. No he vuelto a saber nada.

Así pues, no siempre estamos preparados para lo que otros digan de nosotros. Sin ir más lejos, pregunté a propósito de mi libro de relatos LOS QUE SOBREVIVEN NUNCA SON LOS MISMOS a una conocida: “¿qué tal lo llevas?” Y me contestó: “Bufff lo he dejado y he empezado otro”. ¿Eso es bueno, malo? Pues según se mire. Lo que no tiene sentido para mí es que no aceptemos lo que piensan los demás que, como lectores tienen siempre una opinión valiosa, pero todos queramos ser escritores y vayamos a talleres de escritura creativa, que han proliferado como los hongos en un otoño lluvioso. Los imparte cualquier mindundis que ha ganado tres concursos en su pueblo o alguien que no conocen ni sus progenitores. ¿Cualquiera puede escribir? ¿Cualquiera puede dar clases sobre la voz narrativa pero dar una opinión crítica no? Claro, no queremos críticas, queremos sólo buenas críticas. Perdón, pero tener competencia lectora no significa saber leer, sino saber lo que lees, tener en la cabeza la teoría literaria necesaria y haber formado una opinión con los años. ¿El gusto tiene algo que ver? Por supuesto, lo que me lleva a esa frase que cita Kurt Vonnegut cuando preguntó a un crítico de arte cómo sabía que una obra era arte o no. “Mira 10.000 obras y lo sabrás”.

Un crítico literario suele ser un mercenario a sueldo de las grandes editoriales. Comprendo que esté peor visto que un crítico de fútbol (que podemos ser todos llegado el momento). Cuando el partido acaba cada uno defiende sus colores, el árbitro siempre ha estado mal y mi equipo es el mejor.

¿Qué pensáis vosotros? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

QUIM MONZÓ: EL PORQUÉ DE LAS COSAS

monzo 1

Buscaba una foto para incluir en la entrada de hoy y escribo: Quim Monzó. Voy al apartado de imágenes, como siempre. Pero salta una ventana emergente que indica que para ver las fotografías de Quim Monzó necesito desactivar un filtro que creía que no tenía activado, el de imágenes seguras. Me apresuro a pinchar en el botón. Sí, estoy segura de que tengo más de 18 años, no tan segura de querer volver a tenerlos y jaleo al ratón  lak lak lak, chasqueo la lengua para que vaya más rápido porque quiero ver qué tipo de imágenes consideradas no seguras puede tener este escritor cuyo físico me desagrada (mil perdones). No de manera consciente y, sin poner en duda un cráneo privilegiado como el suyo que diría Valle-Inclán, es demasiado grande y no va mucho a la peluquería, por decir algo políticamente correcto. Me vienen a la mente otras imágenes de mi gusto pero no logro encontrar qué puede ser morboso entre las típicas poses de autor. Al fin le veo maquillado de mujer. ¿Será posible? ¿Sólo eso? También hay un montaje. Su enorme cabeza en un abdomen con tortuguitas. Por lo visto, alguien más tiene la misma sensación que yo: follar con un tonto es una amargura. En fin. Descargo la foto y dejo el filtro desactivado, aunque no sé por qué, no sé el porqué de las cosas.

Quim Monzó (Barcelona, 1952) ha sido, entre otras cosas, dibujante de historietas, dialoguista de películas, letrista de canciones, guionista de radio y televisión, diseñador gráfico y reportero de guerra. Por eso, cuando nos acercamos a sus cuentos tenemos que ser cautos, parecen simples. No lo son. Son absurdos, divertidos y sarcásticos pero conocen al ser humano en su inmundicia y eso no tiene gracia, aunque se ríe de casi todo, en especial de la incertidumbre que rodea estos personajes con nombres inventadísimos. Monzó riza el rizo de situaciones cotidianas y sus protagonistas te terminan dando pena ¡qué tonta es la vida! ¿Por qué hago lo que hago? ¿Por qué no hago lo que quiero? Son esquemas simbólicos que retuercen lo poco que creemos saber de nuestra vida y la de los demás, como cuando destroza los cuentos de hadas y los convierte en auténticas guarradas (esas que hacemos con nuestros amantes). La primera vez que lo leí no me terminó de gustar. Ahora me encanta, mi libro favorito de Monzó es Mil cretinos, aunque no sé si sabría explicaros por qué.

¿Me contáis algo? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤