El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Escribir no es siempre bonito, por lo general no se consigue éxito y mucho menos dinero.  A no ser quieras ser un escritorzucho de best sellers y novela histórica y te vendas barato, con la escritura uno a lo más que aspira es a luchar por sacar muchas de las cosas que se le han quedado enquistadas dentro. Publiqué un ensayo, escribirlo fue un infierno. Luego decidí aprovechar las oportunidades de la autopublicación. Os confieso sin rubor que mi  segundo libro fue un coñazo, OSTRANENIE una pesadilla y estoy temblando de pensar en mi próxima novela, que acabo  de empezar. A pesar de todo, existe una razón para hacerlo y es una satisfacción personal y una imposibilidad de acallar lo que te bulle por dentro. Apuesto a que vosotros pensáis lo mismo.

Algo curioso que sucede con mis libros es que engloban etapas en mi vida. Con OSTRANENIE quería mostrar la importancia que la fotografía había empezado a tener para mí desde hacía unos años y que había cambiado mi forma de escribir y describir, de observar y plasmar, pero no era capaz de expresar en fotografías lo que sabía que podía poner en palabras. Cuando vi las fotos de  masLucena supe enseguida que decían lo que yo ya pensaba y que eran perfectas para lo que quería contar. Sus fotos siempre me han llegado al hueso porque son como agujas hipodérmicas. Me esfuerzo en dejar de mirarlas pero no me es posible. Como ya habíamos colaborado en Los que sobreviven nunca son los mismos fue muy fácil el trabajo y todo ha ido rodado. Sin embargo, las dificultades de autoeditar un libro de fotografías y relatos no han sido pocas, motivo por el que os pedimos disculpas. Ha habido errores que intentaremos subsanar en una reimpresión si todo va bien. Uno de ellos lo encontráis en la fotografía del encabezado que está volteada. De todas formas, espero que os acerquéis al libro y lo degustéis. No esperéis que os expliquemos las fotografías. Como decía Miguel Delibes, “una fotografía que requiere una explicación es una mala fotografía”. Hacedlas vuestras. Pensad en qué pensáis, si es que queréis. Las fotografías son independientes de los relatos pero explican eso que no solemos tener en cuenta: que vemos lo que queremos ver y oímos lo que nos da la gana, siempre en nuestro mundillo. Somos de lo más penoso. A todo esto…las fotos están en venta. Cada uno a lo suyo, nosotros a lo nuestro. 🙂

¿O no?

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

 

 

Anuncios

8 comentarios en “OSTRANENIE: LAS FOTOGRAFÍAS

  1. Muchísimas gracias, Rober 🙂 no sabes que ilusión me ha hecho tu mensaje y tus ánimos 🙂 Estoy de acuerdo contigo…la navidad es una pena y la cultura y el arte están en peligro…lo único que podemos hacer es sacar lo que tenemos dentro y ser honestos con nosotros mismos. No hay nada más triste que mentirse uno verdad? Espero con impaciencia tu opinión y también estar a la altura de las fotos de masLucena. Un beso y te veo pronto…

  2. Como bien dices, una buena fotografía habla por sí misma. Pero la verdad es que en este mundo en el que vivimos sobran las palabras, porque mal habladas es mejor no escucharlas, pero bien escritas, sí. Todavía no he tenido tiempo de leer tu nuevo libro. Ya te dije, que en cuanto me ponga a ello, te escribiré una pequeña reseña sobre el mismo.

    Hablabas de agujas epidérmicas en una foto. En el caso de Lucena, más bien son hostias epidérmicas, pero cada una más potente que la anterior. Ya te dije que en un libro para mí no están sólo las sensaciones de las letras, dibujos o fotografías, sino también lo táctil, encontrar en una tapa de libro, la suavidad, y una especie de fetiche.

    Y con ese tercer libro, te animo desde aquí a seguir con él, aunque cueste, ya llegará el momento en que despegue la idea.

    Un beso, un abrazo y feliz Navidad. Ahora más que nunca, que está en peligro. Siento decirte que la Navidad se ha convertido en una fiesta mercantilista, pero sigue siendo simbólico de toda la cultura cristiana. Y algunos quieren destruirla. En otros países de Europa, ya han reaccionado ante la posibilidad de que esta Navidad sea la última.

    Bueno, perdón, por la reflexión final, y viva la cultura y el arte, que también están peligro.

  3. Por supuesto que estoy aquí. No es en broma, sino por interés profesional y amistoso real, si sigo a unos pocos estimados colegas de Ultracharco. Por cierto, me gustaría saber qué opinas de mi mensaje en el cual, sin cuestionar tu criterio sobre las nuevas formas de hacer crítica, lanzándose al estudio del canon, de las intenciones del autor, del background, me pongo en cierta medida de parte de los que aún siguen sosteniendo que la literatura se construye desautomatizando el lenguaje, que se ha encallecido y se empobrece por el manido y excesivo uso que de él hace la plebs. En todo caso, hacer un nuevo estilo de crítica, no prohíbe a nadie hacer otros, ¿me explico? De veras me interesa tu comentario crítico, pues ya estoy preparando otro artículo para el Congreso de 2017, de nuevo sobre De Sanctis (ahora parangonado con Luckacs), y siempre en torno al anclaje en lo real y desde una conciencia social de avanzada: un liberal, D.S., versus un marxista, Luckacs. Un gran abrazo y feliz navidad.

  4. Mil gracias, Jose Luis!! Coincido contigo en lo de García Márquez, pero es que las artes se unen de una manera muy fácil. El relato es a la fotografía como la novela al cine. Gracias por estar ahí! 🙂

  5. Ay, Cristina, ¿por dónde empiezo? En primer lugar, lamento mucho que seas ciega, sé lo duro que resulta por un familiar cercano. En cualquier caso, OSTRANENIE está dirigido a las personas que pudiendo ver, deciden no hacerlo porque se sitúan en su mundo, en sus prejuicios. Es decir, a personas como tú, que como no entienden el título de un libro (algo escogido a propósito) deciden que no les gustaría (pero no lo leerán, por si acaso) y encima sentencian que es fantasioso. Nada más lejos de la verdad, mis libros son muy realistas. En cuanto a animarme a reflexionar, te sugiero que hagas lo mismo. Yo escribo lo que quiero, como he dejado claro desde la primera línea de esta entrada. No estoy pensando en mi público, sea el que sea, y no te voy a explicar las fotos por expreso deseo del fotógrafo coautor del libro y porque expresan una emoción, de asco o de intriga, de admiración o incredulidad. Cualquier cosa menos la indiferencia. Además, por algo se dice que una imagen vale más que mil palabras. Si yo te dijera, en una de las fotos hay una viejita con paraguas en una playa, tampoco te digo nada del dramatismo de la foto. Así que muchísimas gracias y enhorabuena!!! has entrado en el juego que masLucena y yo hemos planteado por la puerta grande 🙂 No sólo no pienso rectificar sino que ratifico lo dicho…es mi opinión y mi derecho a expresarla así. ¿Qué clase de escritora sería si diera volantazos en mis ideas por cada comentario que me hacen? Por último, te animo a que publiques. Un saludo.
    pd. mis artículos en Factor Critico son críticas literarias que nada tienen que ver con mis libros.

  6. Querida Berta, se vale enriquecer la propia obra mediante otros sistemas de signos. La intersemiotización es útil y aprendes nuevas ópticas para afrontar como escritor la realidad. Todos,o muchos, lo han hecho. García Márquez (que a mí no me cautiva, pero sí reconozco sus méritos) utilizó el cine, la crónica periódistica. Tú utiliza pues la fotografía y en horabuena. Probar suerte y arriesgarse, y no cejar, he aquí la pi,la voltaica del genio, y no rendirse nunca, nunca.

  7. Estimada berta: Lamento decirte que estás equivocada en algunas de las afirmaciones que haces en esta entrada, especialmente cuando dices que las fotografías no requieren explicación. estás leyendo un e-mail de una mujer ciega de edad mediana, con lo cual, si yo tuviera muy buena predisposición hacia ti y mucha voluntad para leerte, un comentario como este, me haría retroceder. Hasta ahora no he tenido ocasión de leer más que tus entradas de Factor Crítico, sin haber podido hacerlo con ninguna obra completa tuya. Puesto que les pones unos nombres muy raros, no sé si me gustarían demasiado, quizá por ser excesivamente fantasiosas, como muestran dichos nombres. No obstante, sí me gustaría invitarte a reflexionar un poquito más cuando escribes (a todos nos conviene, ¡qué duda cabe!), dado que nunca podemos llegar a saber, si no nos lo dicen, qué tipo de público tenemos. De hecho, es la segunda vez que me llevo una decepción de F C, revista de la que formas parte, si no estoy equivocada. Por ello, te animaría a rectificar este comentario, y a proceder, en consecuencia, a explicar dichas fotos. Yo, hasta ahora, no he publicado nada, por diversas razones, pero escribo bastante, tanto cuento como poesía. Un saludo:

    Cristina.

Los comentarios están cerrados.