Como decíamos ayer, para escribir hay que pensar y ser claros y para conseguir esto es necesario leer. Como lo leéis. Es lo único que hará que todos los consejos que voy a daros los asimiléis sin daros cuenta. No voy a pasar lista pero espero que hayáis intentado fijaros en los tres básicos que mencionamos el otro día, en lo que todo buen texto debe basarse, sea literario o no. Os dejé unos relatos del gran Chejov para que practicárais, pero os lo recuerdo. A saber:

  1. INTRODUCCIÓN
  2. DESARROLLO
  3. DESENLACE

 

Pues sí, podemos dedicarnos a hacer pajaritas de papel pero si queremos tener cierto éxito en nuestra ponencia, conference call o presentación de nuestro proyecto, por ejemplo, será necesario hacer un pequeño esquema y ver qué vamos a decir con algo de criterio. De acuerdo, supongamos por un momento que sabéis sobre qué queréis hablar pero os atascáis en el cómo. Bien, esa es nuestra tarea para hoy. Podemos hacer varias cosas como encargárselo a nuestro subordinado favorito, escribir a lo tonto lo primero que nos pase por la cabeza como cuando hacemos la lista de la compra o pararnos y analizar la situación a la que nos enfrentamos. ¿De qué se trata? ¿A quién nos dirigimos? ¿De cuánto tiempo disponemos? Vayamos por partes.

 

Así pues, lo primero que deberíamos hacer es coger papel y boli. Ya veo. Pensáis en que en nuestro mundo digital 27.0 el papel y el boli están obsoletos ¿eh? Lamento contradeciros, porque nuestro cerebro piensa mejor y establece mejor las relaciones entre las cosas si hacemos un poquito de esfuerzo. Y esto os lo digo por experiencia, podéis poneros delante de la pantalla del ordenador y las ideas no os van a venir a la cabeza. Pero coged un boli y garabatead cualquier cosa. Al poco, veréis como os aclaráis y concentráis.

LA ADECUACIÓN

Este es el quid de la cuestión. Debemos adecuar lo que vayamos a decir al con-texto, es decir, a todo lo que nos rodea y al co-texto, lo que rodea al texto en sí. No es tan complejo, todos sabemos ser coherentes cuando nos lo proponemos. Por ejemplo, si vas a hablar con el rey no llevamos vaqueros ¿no? Vale, algunos sí, pero vamos a seguir unas pequeñas reglas de protocolo textual aderazadas con un poco de ingenio y saldremos vencedores de nuestra batalla contra el papel. Atendamos a lo siguiente:

  • Adecuación lingüística. Cuidar nuestras palabras.
  • Adecuar las palabras a la situación comunicativa. ¿Es una charla informal, una ponencia, una conferencia?
  • Adecuación formal. Que nuestras palabras no nos dejen en mal lugar ni por vulgares ni por pedantes.
  • Adecuar la longitud de nuestro discurso. Respetemos el tiempo de los demás y mantengamos su atención.
  • Adecuar el contenido al tema. No vayamos a contar aquellas vacaciones en Lanzarote.
  • Adecuar el contenido a la estructura formal. Aunque no tengamos que presentar nuestro texto por escrito, para que esté organizado en nuestra cabeza es necesario que los párrafos sigan un orden y una organización pensada de antemano.

Bien, ahora sí, si seguimos estos consejos podremos sentirnos muy orgullosos de haber intentado hacer las cosas lo mejor que podemos.

 

Cuéntame cómo te fue en bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

También puedes apuntarte a los talleres de Culturamas donde imparto el de crítica literaria.

 

Anuncios

Puedo escribir por ti, pero prefiero ayudarte a leer

1

A partir de ahora escribiré artículos sobre cómo leer y aprender a escribir para Pulse LinkedIn. Hoy comenzamos. No faltéis a la cita. La semana que viene estaré ausente pero no os olvidaré y volveré con más libros que destripar.
Espero vuestros comentarios en bertadelgadomelgosa@gmail.com y gracias por estar ahí ❤