AMÉLIE NOTHOMB: ESTUPOR Y TEMBLORES

AMÉLIE-NOTHOMB

Estupor y temblores (1999) publicada por Anagrama en España en 2004 es un ejercicio de masoquismo amén de un catálogo de costumbres niponas incomprensibles y un listado de conductas sádicas en el entorno laboral. Dicho así, puede no interesarnos, pero dado que Nothomb, miembro de La Real Academia de la Lengua y Literatura francesas de Bélgica, recibió el Gran Premio de Novela de la Academia francesa en 1999 por esta obra, quizá lo pensemos dos veces. Fue llevada al cine por Alain Corneau en 2003.

Incomprensiblemente, se trata de una novela autobiográfica. Por tanto, tanto la protagonista como la autora, que trabajó de traductora, tienen un extenso conocimiento de japonés, del país y ambas fueron contratadas por una multinacional nipona. Sus responsabilidades, que debían ser elevadas, irán siendo más y más absurdas hasta completamente fuera de lugar, ya que llega incluso a limpiar los váteres, debido a la voluntad sádica de su jefa directa, cuyo máximo interés es denigrarla. Es una situación curiosa porque la protagonista se presta a este peligroso juego siendo plenamente consciente de su  validez como persona y profesional. De ahí la paradoja de este duelo destructivo para el que sólo falta el barro.

No obstante, es muy sencillo empatizar con el personaje debido al sentido del humor, absurdo, por supuesto, con el que se describe la acción. Todo parece un tremendo error, una hipérbole en la que parece reírse de este ejercicio de masoquismo autoimpuesto. Como es lógico, existe un límite que no se traspasa, puesto que la sucesión de conductas denigrantes conllevan un peligro real, momento en el que abandona el juego. Diría más, lo hace justo en el momento en el que yo, como lectora, estoy a punto de entrar en la oficina y solucionar las cosas a la manera latina.

La decisión de la protagonista de prestarse como conejillo de Indias de una suerte de experimento antropológico consigue hacer de esta breve e intensa novela una obra no apta para cardíacos. No os la perdáis.

Podéis seguir el enlace y ver esta reseña en Opulix.com.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Pd. 1 ¿Queréis leer alguno de mis libros? Poneos en contacto conmigo…en breve os enseñaré mi web. Estoy preparando una sorpresa…estad atentxs 😛

Pd. 2 Podéis apuntaros a mis talleres de crítica literaria y autocorrección para narradores visitad los enlaces ❤

Anuncios

CARLOS ROJAS: AZAÑA

carlos rojas

Os he dejado huérfanos de críticas en el blog durante unos meses, pero he seguido publicando para otros medios que iré compartiendo. Os dejo aquí la reseña del libro Azaña, del escritor catalán Carlos Rojas Vila, aparecida en la revista digital española La República Cultural, a la que agradezco la confianza desde aquí. Pinchando en el enlace véis el artículo en la revista.

Rojas ganó con esta obra el Premio Planeta en 1973, fue catedrático de literatura en la Universidad de Emory en Atlanta y ha escrito numerosos ensayos y novelas, opuestas al realismo social. Se le ha agrupado en lo que se denominó, Escuela metafísica, con autores como Antonio Prieto o Andrés Bosch. Otros premios en su haber son el Nacional de Narrativa (1968), el Ateneo de Sevilla (1977) y el Nadal (1979). Su última obra, hasta el momento, es el ensayo Diez crisis del franquismo (2003). Con esta crítica explico la diferencia entre novela histórica y novela historiográfica. Espero que sea de vuestro interés. Como siempre, gracias por estar ahí. Dentro de muy poco buenas nuevas.

Cuéntame: bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Manuel Azaña fue Presidente de España (1936-1939) y una figura que aún hoy despierta sentimientos encontrados. Carlos Rojas ganó el Premio Planeta en 1973 con una estupenda novela titulada Azaña, cuando la tendencia novelística privilegiaba el discurso y la experimentación técnica. Con la transición a la democracia la literatura perdió su carácter de arma política, lo que abrió un abanico de posibilidades. En un momento tan delicado para nuestro país (como el que también vivimos ahora) se intenta volver la mirada hacia el pasado para recuperar momentos esenciales: los años de la guerra civil y de la postguerra, heridas que aún no están cerradas.

La visión real del personaje nos la proporciona Rojas en una síntesis biográfica al principio de la obra y es la de un hombre abatido que huye de España tras varios intentos fallidos de solucionar el conflicto civil por medio de una paz negociada. Se produce una desmitificación, no sólo del personaje sino también de la historia, típica de las novelas de corte postmoderno. No  debió de resultarle complicado a Carlos Rojas convertir a Azaña en un antihéroe, puesto que, para muchos, ya lo fue en vida. De él sólo nos llega lo esencial o lo anecdótico. Según esto, cabría una distorsión entre su imagen pública y su imagen privada, pero eso siempre le había sucedido.

La narración nos lleva en un vaivén de circularidad que comienza en el año 39, con Azaña ya enfermo, que recordará momentos esporádicos de su vida y recuperará escenarios, sucesos y personajes más o menos distanciados en el tiempo histórico y narrativo. Azaña es una novela historiográfica (no histórica), esto quiere decir que se produce una parodia del proceso de escritura y, por tanto, del propio discurso histórico. Se pone de manifiesto el carácter ficticio del texto al mezclar acontecimientos reales e inventados, cambiar lugares de nombres o, por ejemplo, al describir personajes ficcionales e históricos. La autorreflexividad narrativa en Azaña tiene en cuenta, en primer lugar, que la novela se reconoce a sí misma como texto que se observa desde fuera y pone de manifiesto su carácter ficticio. En segundo lugar, utiliza otros escritos, mencionados en la narración, como los Diarios de Azaña o La velada en Benicarló. El propio autor añade en el epílogo otros materiales empleados, así como su utilización en la novela que rechaza ser una novela histórica. En su opinión, el error de de estas obras denominadas históricas se produce porque la literatura es incapaz de representar el pasado por la imposibilidad de conocerlo de forma exacta. Para evitar estas confusiones tan habituales, Rojas ha variado la cronología de ciertos eventos. A pesar de todo, ha pretendido ser veraz y, sobre todo, digno, porque queda bien claro que su intención era escribir una novela y no darnos una clase de historia. Es el lector quien debe “revivirla y recrearla”.

Los premios Planeta no suelen ser recordados en el tiempo, pero aquí tenemos una obra que merece la pena recuperar del olvido, en especial en este momento político en el que nos encontramos. De Azaña se han dicho y se dirán muchas cosas, sin embargo, la visión de Rojas, a pesar de estar escrita en los estertores de la época franquista, presenta a Azaña como ser humano y personaje a un tiempo de este teatro del mundo, sin olvidar que la historia es una ficción que se inventan los ganadores.

 

ALFREDO CONDE: LA SECUELA Y OTROS CUENTOS DEL CARAJO

37991805_10214453618967624_1845624747912593408_n

Gracias por estar ahí después de estos meses que necesito cada año para desconectar de las redes, pero ya tenía ganas de contaros nuevas cosas y en breve os presentaré mi página web <3.

Los que me seguís desde hace tiempo conocéis mis filias, fobias y también mi afecto y especial predilección por la obra de Alfredo Conde, de la que no me cansaré de repetir que merece un profundo estudio y difusión. Don Alfredo, Premio Nacional de Literatura, Premio Nacional de la Crítica, Premio Nadal y otros tantos merecidos premios, me agradeció personalmente la crítica de Los otros días, una de sus mejores novelas. Para mí, sus palabras fueron un orgullo y también una lección de humildad que no voy a olvidar.

La cosmovisión o weltanschauung que se refleja en sus obras como Memoria de soldado, se centra, en  mi opinión, en el ser humano al que, a pesar de su estilo mordaz y socarronería típicamente gallega, no abandona a su suerte, sino que desciende con cada personaje a los infernos de sus miedos, el paso del tiempo, la muerte o la (in)moralidad. Pese a todo, el humor negro, las más de las veces, está muy presente. Y ese es, en concreto, el nexo de unión de los relatos La secuela y otros cuentos del carajo, que habían estado dispersos hasta ahora. Después de la estupenda novela El beato, crítica y revisionista con el descubrimiento de las Indias que, como sabéis, ni lo uno ni lo otro, nos presenta esta compilación de cuentos en línea con ese humor un tanto escabroso, del que hablábamos.

Se suele pensar, erróneamente, que el relato es un subgénero menor. Tras el Premio Nobel a Alice Munro (inmerecido si comparamos su obra, por ejemplo, con la de su compatriota Alistair MacLeod, del que algún día os hablaré), parecen haber cambiado las tornas, aunque sigue pareciendo mal visto divertirse con la lectura de relatos. Afortunadamente, Don Alfredo hace lo que quiere y le da la gana, ese tipo de cosas que no sólo dan las canas sino el buen hacer literario, y puebla estos cuentos de una visión muy clara de lo tristes que somos los humanos, de lo poquito que somos una vez que escarbamos en nuestro interior, de esa manera tan sarcástica, precisa y concisa tan suya. Por eso nos conviene volver a su obra, para deleitarnos de un lujo que está al alcance de muy pocos: utilizar el ingenio para hacernos disfrutar con alardes técnicos como los del cuento titulado “El fleje de papá o con las cosas del amor nunca se sabe”, mientras el vagón del tren se nos queda mirando al no dar crédito de que aún seamos capaces de de reír a carcajadas con un buen libro. Va por usted, Don Alfredo. Bo día.

Contadme: bertadelgadomelgosa@gmail.com >3

 

MENIS KUMANDAREAS: LA SEÑORA KULA

menis-koumandareas-1

El paternalismo que dudo podamos superar, considera antinatural, por decir algo, que una mujer madura tenga relaciones con un macho sustancialmente más joven. Los hombres que tienen relaciones con mujeres sustancialmente más jóvenes no precisan adjetivos y no sólo es algo habitual sino de machotes. No es que no crea en el amor intergeneracional, sólo que suele estar amenizado con dinero de por medio o no se da. Los varones demuestran así su hombría cuando está de capa caída y las mujeres su necesidad, al menos en una visión tradicional, no sé si trasnochada.

La señora Kula desarrolla un tema, casposo, cuando menos, a no ser que se diera una nueva visión, que no es el caso. Es necesario mencionar, llegados a este punto, que Kumandareas la escribió en 1976 y que Grecia estaría en una situación similar a España en cuanto a moralidad y buenas costumbres se refiere. Lamentablemente, la sociedad ha evolucionad pero no lo suficiente. Kula es una mujer que resulta aburrida y parece frustrada inserta en un papel de esposa y madre, de la que no se explica demasiado. Tras conocer a un joven y viciosillo estudiante queda prendada de sus maneras y presenta, en algunos aspectos, una conducta celotípica que después queda marcada por la indefinición.

A mi modo de ver, toda la obra es un gigantesco cliché. No encuentro una transición pausada, ni indicadores de cambio en la conducta de Kula, pues todo se centra en lo que piensa del chico que desaparece de pronto, entonces se queda como si nada. Lo fácil sería pensar que se trata de un error técnico clamoroso. Parecía enamorada pero sólo ha sufrido dolor de viudo (fuerte y que pasa pronto). Sin embargo, Kumandareas es un buen escritor que supo retratar la sociedad griega de la postguerra en una veintena de novelas. Así que es posible que esté siendo dura y el mero paso del tiempo, que devora las relaciones sin piedad, hiciera lo propio con esta pareja en busca de morbo, que el autor retrata con asepsia. El enfriamiento y final abrupto de la relación no nos permite saber si el resultado viene dado por la clarividencia de Kula. Es decir, que después de un determinado número de encuentros sexuales sabía que todo acabaría porque amor no era, entonces se levantó, se vistió y se fue para nunca volver a pensar en él en cuyo caso, la escritura de esta novela habría sido totalmente prescindible. Si no es así y teniendo en cuenta que siendo Kula es el personaje más importante y del que casi no sabemos sus motivaciones o sus pensamientos, la novela resulta un fiasco.

De cualquier manera, el estilo es impecable y el resultado anodino. Kumandareas se ha enfrentado a un tema en extremo complejo sobre el que no hay una visión unívoca pero, a pesar de tener una atmósfera lograda y un lenguaje claro y conciso, no me resulta  suficiente como para pasar por alto una trama ausente rodeada de personajes insulsos. Nada que ver con la muerte del propio autor que fue asesinado. Eso ya parece más una novela.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

pd. 1. Apúntate a los cursos de escritura de Culturamas. Yo imparto el de crítica literaria pero tienes muchos donde elegir.

pd. 2. Puedes encontrar mi último libro Todos los putos días en:

LUZ Y VIDA, Burgos, Laín Calvo, 34, 09003. Fundada en 1948. Tercera generación de libreros. Su objetivo, que recibas un asesoramiento profesional y personalizado para que encuentres lo que buscas.

 

ANTI-Liburudenda, Bilbao, Dos de Mayo, 2, 48003. Es un establecimiento muy especial, que se aleja de los típicos criterios comerciales, donde encuentras libros que no se venden en otras librerías.

IGUAZÚ, León, C/ Plegaria, 7, Barrio Húmedo, 24003. Librería especializada en viajes, montaña y naturaleza, que ha apostado por un viaje interior.

VERGÜENZA AJENA, Madrid, C/ Galileo, 56 (Chamberí), Librería y bar de tapas, donde lo mismo te encuentras un libro que no buscas y que te enseña algo que no sabes como disfrutas de lectura de narrativa y poesía.

Si prefieres transferencia bancaria te enviaremos un correo con el número de cuenta (bertadelgadomelgosa@gmail.com) y recibirás el libro en un plazo de 72 horas. Por Paypal (pagos@bertadelgadomelgosa.com). El precio son 14.95€ (Gastos de envío España: 2,25€. Europa 6,50€. Resto del mundo 10,10€).

 

 

BORIS VIAN: ESCUPIRÉ SOBRE VUESTRA TUMBA

Boris_Vian_-_WIKI

Faltaría más que uno no pudiera escribir lo que le da la gana. Y faltaría más que no fuera lícito pretender escandalizar, lo que ocurre es que ahora es complicado, algo que no le sucedió a Boris Vian (1920-1959), novelista, dramaturgo, poeta, músico de jazz, ingeniero, periodista y traductor. Con un curriculum así que diga lo que quiera ¿no?  Vian tuvo la suerte de subvertir los valores morales de una época que consideramos mojigata (se publicó en 1949) y que aquí se nos presenta de otra manera. Vian quiso denunciar el racismo y las duras condiciones de vida de los afroamericanos en los estados sureños y lo hizo a través de un personaje que no aparenta ser negro y que se vengará del linchamiento de su hermano. Se trata de una obra violenta, aunque no podría decir si más o menos que la ingente cantidad de obras y películas sobre asesinos en serie, por ejemplo, seguro que todos tenemos en mente alguna que otra. Al poco de publicarse se prohibió por pornográfica e inmoral y el autor condenado por ultraje a la moral y las buenas costumbres. Podríamos diferenciar aquí, de nuevo, el narrador y el autor o hablar del asco que me produce la censura pero qué más da.

Es cierto que la trama esconde una venganza de trasunto racial y que eso no puede tratarse de una manera ñoña, esto es, necesitamos verosimilitud, pero estamos valorando la calidad literaria y no tanto el contexto en el que fue escrita. Dejemos a un lado, entonces, la repulsión que me ha producido leerla. En mi opinión, Vian no consigue ni que te metas en la historia, ni que te sitúes como testigo, ni siquiera como voyeur. La contención, lo que no se cuenta, muchas veces es más aterradora que lo que se dice. Nos ha quedado claro que esa no era la intención de su autor, pero esta novela podría haber sido mucho más efectiva si hubiera utilizado algo más de técnica y menos sus vísceras. Desde luego no deja indiferente, yo sólo quería dejar de leer. Al menos es breve. La bazofia cuanto más breve mejor.

Contadme. bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Pd. Si te encuentras en Bilbao el próximo día 25 de mayo te espero para hablar de Todos los putos días junto a Sonia Aldama que presentará su libro de poesía La piel melaza y contaremos con una jam session de poesía junto a Ibon Zubiela en Kubrik Bar (Villarías, 2).

Puedes encontrar Todos los putos días, mi nueva novela, en:

LUZ Y VIDA, Burgos, Laín Calvo, 34, 09003. Fundada en 1948. Tercera generación de libreros. Su objetivo, que recibas un asesoramiento profesional y personalizado para que encuentres lo que buscas.

ANTI-Liburudenda, Bilbao, Dos de Mayo, 2, 48003. Es un establecimiento muy especial, que se aleja de los típicos criterios comerciales, donde encuentras libros que no se venden en otras librerías.

IGUAZÚ, León, C/ Plegaria, 7, Barrio Húmedo, 24003. Librería especializada en viajes, montaña y naturaleza, que ha apostado por un viaje interior.

VERGÜENZA AJENA, Madrid, C/ Galileo, 56 (Chamberí), Librería y bar de tapas, donde lo mismo te encuentras un libro que no buscas y que te enseña algo que no sabes como disfrutas de lectura de narrativa y poesía.

Si prefieres transferencia bancaria te enviaremos un correo con el número de cuenta (bertadelgadomelgosa@gmail.com) y recibirás el libro en un plazo de 72 horas. Por PayPal (pagos@bertadelgadomelgosa.com). El precio son 14.95€ (Gastos de envío España: 2,25€. Europa 6,50€. Resto del mundo 10,10€).

SAMUEL BECKETT: MOLLOY

índice

 

Mi relación con Beckett es extraña, porque me he resistido a leer Esperando a Godot. A pesar de que adoro el teatro, me cuesta leerlo y no quería que me sucediera como con Chéjov, cuyas obras dramáticas me dejan indiferente. Así que lo que me ha pasado es como cuando no quieres ver a alguien, de quien sabes que te vas a enamorar, por no sufrir luego el desamor. No obstante, no existe riesgo de desamor con Beckett o lo amas o no lo resistes. No vamos a hablar aquí de su relación con Joyce, al que creo que ha superado, en cierto modo.

Molloy es el primer volumen de la trilogía de novelas, Malone muere El innombrable que aún no he leído. Las escribió en París entre 1946 y 1950 y se consideran su obra cumbre si excluimos el teatro. Si nos fijamos en mis reseñas, muchos de los autores que aparecen en estas páginas retratan la Europa del hambre y de la postguerra. Parece ser un tema que me fascina de una manera inconsciente. Aquí incluiríamos a Joseph Roth, Knut Hamsun o a Heinrich Böll, si no tanto por la época, si por el tipo de personajes retratados.

En esta obra sin trama o entras en el personaje o no. Tenemos dos protagonistas, Molloy y Moran que considero uno solo, la segunda parte precede a la primera y sólo veo un personaje, esa es mi teoría, sobre la que no hay consenso. Experiencias, pensamientos similares, los dos hombres se distinguen por el nombre (que empieza por M) y a medida que avanza la novela, ambientada en un lugar indeterminado, todo parece reducirse y empequeñecerse. El ser humano y su locura. El ser humano como reducto miserable de cuatro cosas que nos suceden en una vida con poco sentido para la mayoría. Hay que escarbar, hay que descender al fango para saber qué nos quiere decir. No es fácil. No es divertido. Dicen que Beckett gusta mucho a los que quieren /queremos escribir. Es posible. Su técnica narrativa es tan poderosa como mis actuales dioses Per Olov Enqvist o Lászlo Krasznahorkai. Si es verdad que uno lee lo que quiere escribir lo siento por vosotros. Tenemos Beckett para rato en este blog.

Contadme. bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Pd. Si aún no has adquirido mi último libro TODOS LOS PUTOS DÍAS estás a tiempo.

Os dejo el booktrailer a los rezagados.

Puedes encontrar Todos los putos días en las siguientes librerías:
  • LUZ Y VIDA, Burgos, Laín Calvo, 34, 09003. Fundada en 1948. Tercera generación de libreros. Su objetivo, que recibas un asesoramiento profesional y personalizado para que encuentres lo que buscas.
  • ANTI-Liburudenda, Bilbao, Dos de Mayo, 2, 48003. Es un establecimiento muy especial, que se aleja de los típicos criterios comerciales, donde encuentras libros que no se venden en otras librerías.
  • IGUAZÚ, León, C/ Plegaria, 7, Barrio Húmedo, 24003. Librería especializada en viajes, montaña y naturaleza, que ha apostado por un viaje interior.

 

  • Si prefieres transferencia bancaria te enviaremos un correo con el número de cuenta y recibirás el libro en un plazo de 72 horas el precio son 15€ (Gastos de envío España: 2,25€. Europa 6,50€. Resto del mundo 10,10€).

portada todos los putos dias (1)

CLARA SÁNCHEZ: EL CIELO HA VUELTO

clara sanchez

Por fin he descubierto lo que significa la frase “se lee fácil”, pero sólo porque me he propuesto este año salir de mi zona de confort, literariamente hablando. Veremos lo que aguanto. Esta novela se lee fácil porque es una pequeña porquería. Porque no se adentra en nada y, sin embargo, nos va meciendo con el frufrú de las páginas en una trama simplona con un poco de todo, eso sí. Un poco de juventud rodeada de fama y dinero, un poco de morbo, un poco de misterio, un poco de bajas pasiones e intrigas, pero nada en exceso. Es una novela que no excede el mal gusto tampoco, quizá el número de páginas. Tampoco quiero decir que sea mala, está bien escrita, pero sin excesos, como decimos. Hay mucho diálogo, no nos vaya a dar por querer pensar y los capítulos nos recuerdan la trama una y otra vez. ¿Quién quiere que muera? ¿Será Fulano? ¿Será Zutano? Lo peor es que acaba bien, perdón por el spoiler. Así que si alguno creía que esta novela podría redimirse en el desenlace que no lo piense. Nada puede romper los ganchos que se suceden al final de los capítulos ni el desenlace mezcla de Disney con algo de coaching y pensamiento positivo.

Resumen: si quieres escribir un best seller, El cielo ha vuelto tiene todos los ingredientes, como si Sánchez se hubiera dedicado a hacer un listado y hubiera ido tachando: chica joven, guapa, con éxito, algo sucede, giros inesperados en la trama o, más bien, previsibles, chica que sale airosa, final feliz. A mí me parece que cuando uno lo pone tan fácil al lector no merece ganar millones pero de eso van los best sellers, de ventas, y no nos olvidemos del nicho de lectores, punto delicado para los escritores. Se suele decir dirígete a tus lectores potenciales, por ejemplo, si escribes novela romántica o negra, etc., pero, ¿y si sólo escribes una novela? No quiero decir que escribas algo inclasificable, pero no necesariamente tiene que ir ligado a un subgénero concreto. Pues bien, no es el caso de El cielo ha vuelto, que parece una novela dirigida a mujeres, sin rubor, porque parece una novela hecha por encargo. Todas las palabras de esta reseña para decir que aunque cada de ellas suene a envidia cochina, prefiero ser desconocida pero que nadie diga que mis libros no me han salido de dentro. Por lo que respecta a la crítica literaria, me da igual si una obra no está tan bien escrita, si tiene fallos, prefiero decir que algo me ha sacado de quicio a esta anodina perfección.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Pd. Puedes apuntarte a mi taller de crítica literaria para Culturamas 🙂

PER OLOV ENQUIST: EL ÁNGEL CAÍDO

perolov-750

 

Os dejo mi primera reseña de 2018 que resulta ser mi último artículo escrito para Opulix.com (pinchad en el enlace si queréis leerlo directamente allí). Empezamos fuerte ¿preparados? 🙂

En 1934 en un gélido pueblo cerca de la Laponia sueca, nació un intelectual imprescindible, periodista, dramaturgo, guionista y novelista: Per Olov Enquist. Según el propio autor, que creció educado en el rigorismo religioso pietista, su madre, maestra de escuela, le influyó mucho, así como Marx. Dentro de los rasgos que caracterizan a Enquist como un escritor diferente resalta el hecho de que sea deportista, que destacó en salto de altura. Como cronista deportivo cubrió los Juegos Olímpicos de Munich, en los que se produjo la matanza de once deportistas israelíes a manos de Septiembre Negro, la organización terrorista árabe y también es un reconocido comentarista político en su país.

Escribió su primera novela en 1961 sin seguir la estela del Nouveau Roman, que comenzaba entonces y que considero un pestiño y se dedicó, dada su orientación periodística, a la recopilación de datos y testimonios realizando una construcción en sus obras, lo que no implica que desatienda la forma, todo lo contrario. Precisamente el desarrollo de una técnica depurada y experimental hace que sus obras sean complejas, analíticas e intelectuales. Destacan La partida de músicos, La visita del médico de cámara y La biblioteca del capitán Nemo, cuya escritura le salvó del alcoholismo, como reconoce en su autobiografía, Otra vida.

El ángel caído, la novela que hoy nos ocupa, traducida a 17 idiomas, tiene todos los ingredientes que hemos mencionado. Se trata de una novela profunda cuyo rigor a la hora de rastrear los datos verídicos del hombre que se convirtió en monstruo de feria y que une a otras dos historias paralelas. El procedimiento, tal y como se nos indica en la nota biográfica posterior, es el de una composición musical (preludio, cuatro canciones y una coda), que va enlazando las distintas historias y personajes, por lo que resulta algo compleja, pero no imposible. Sólo hay que adentrarse en los monstruos de nuestro interior y escarbar en el amor y el perdón. Llegué a esta novela de la mano del gran escritor Jesús Ferrero, quien realiza el prólogo a esta obra, que podría contestar dónde reside el horror, ya que los personajes se sitúan en ese límite del odio contra uno mismo, contra la propia existencia.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

 

LUIS GOYTISOLO: LAS AFUERAS

img_marias_20160510-141228_imagenes_lv_propias_marias_goytisolo8-kF2B--992x558@LaVanguardia-Web

 

Luis Goytisolo pertenece a una de esas familias de grandes intelectuales. Su hermano Jose Agustín un excelente poeta llevado a la canción de la mano del genial Paco Ibáñez o Joan Manuel Serrat.  Juan, fallecido recientemente, otro gran escritor Premio Cervantes y que pasó parte de su  vida en Marraquech, tras la muerte de su esposa, donde yace junto al también escritor, Jean Genet. Luis, del que nos ocupamos hoy, es académico de la lengua que en su caso tiene todo el sentido, no como en los abyectos Reverte y Puértolas, con todos mis respetos a sus más fervientes seguidores.

Luis perteneció al Partido Comunista por lo que pasó una temporada en la cárcel de Carabanchel donde pergeñó su obra cumbre, Antagonía, presente en mis oraciones, pero que al tratarse de una tetralogía  de más de 1000 páginas espera pacientemente en una repisa. Esa obra trata de la novela, de las fronteras del género y de todo lo que cabe dentro de ella, a la que dio una nueva perspectiva. Hasta que nació Antagonía, sólo había escrito Las afueras y Las mismas palabras que pertenecen ambas al realismo social de la época de los 50 en España.

Es cierto, que la novela social siempre me ha gustado y muchas de las obras españolas que leo pertenecen a esa época. No pude con Tiempo de silencio, por ejemplo, pero me encantaron Nada de Carmen Laforet o Las ninfas de Paco Umbral. En el caso de Las afueras, es notable el enorme conocimiento de la sociedad del momento, el uso de un vocabulario en gran parte perdido y una increíble técnica narrativa. Son siete relatos distintos que pueden leerse como una sola novela contada hacia atrás, quizá por la sensación de desarraigo de los personajes, el choque entre lo rural y lo urbano, entre los que están en la sociedad y los que están en las afueras de la misma. Lo que más he disfrutado es la descripción de la podredumbre moral y el presagio del drama, pero sobre todo, su contención. Resulta muy compleja la manera de entreverar el dramatismo, el lirismo, la crítica social y mezclarlo con un estilo impecable tras una técnica invisible a primera vista, algo que sólo lo puede hacer un grande de la literatura. A veces parecemos olvidar ciertos nombres. Luis Goytisolo no debería ser uno de ellos.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

J.M. COETZEE: DESGRACIA

jm-coetzee

 

Soy consciente de la importancia de escoger un buen título pero lo soy más aún de la importancia de saber que lo que escribes está muy por encima de lo que diga el marketing. Si tu cerebro de escritor te dicta un título lo sigues, porque que se vaya a vender más o menos a este tipo de escritores como Coetzee (Premio Nobel) que juega en otra liga le da igual. Yo trabajo desde un título alrededor del cual genero la trama o los relatos que se centran en tal o cual concepto. Y así interpreto Desgracia, como una estructura concéntrica sobre la que giran los personajes. Desgracia es una tela de araña en la que cada uno, con sus decisiones e indecisiones, decide estar o no. Tenemos, por tanto, la desgracia que sobrevuela nuestras cabezas como la espada de Damocles y la que cada uno se labra con mucho cuidado. El lector termina por preguntarse cuál su parte de culpa en lo que nos sucede, porque nuestra vida no está esculpida en piedra y tenemos mucho que decir sobre las acciones de nuestro futuro.

No obstante, lo que más me ha llamado la atención de esta obra es la valentía que desprende y que choca con la cobardía del protagonista, puesto que la vida nos obligue a mover ficha no nos convierte en valientes. Coetzee lleva al lector por donde quiere, lo azuza, lo confunde. Como lectores sentimos como propia la confusión del protagonista, en distintos ámbitos, uno de los cuales son sus dudas como perteneciente al género masculino, del que a su mediana edad no parece comprender nada: no se conoce a sí mismo y mucho menos a las mujeres. Tampoco se reconoce en sus actos, lo que es mucho más grave. No, no podemos decir que esta novela es feminista, pero sí se acerca a abordar un espinoso tema donde sobrevuelan preguntas que giran en torno al momento en que una mujer toma decisiones por sí misma o, lo que es lo mismo, ¿cuándo una mujer deja de aceptar la tutela de un hombre? ¿Cuándo un padre deja de ejercer como tal? ¿Ser lesbiana alimenta una respuesta machista y trasnochada a estas preguntas? Cada uno de vosotros puede juzgar por sí mismo. Sin embargo, el narrador no pretende juzgar a nadie. El protagonista tendrá que buscar sentido al sinsentido, al dolor, a la vejez y a la soledad en un país cuya cultura tampoco parece conocer. Poner todo de nuestra parte a veces no es suficiente, porque hay cosas que no tienen arreglo.

Las situaciones que viven este padre y esta hija no son las mismas, ni parecidas, pero ambos son víctimas de un trauma, de distinta categoría, por lo que podríamos leer esta novela en clave de novela de trauma. Hace unos años escribí un par de entradas sobre este tema, porque para mi tesis estudié las novelas chicanas sobre la guerra de Vietnam (Neither Eagle nor Serpent: la guerra de Vietnam como tema literario en la novela chicana, 2012) y es algo que suele tomarse a cachondeo: si todo es trauma nada lo es. Podéis pinchar en los enlaces para más información.

En resumen, Desgracia es una gran novela repleta de simbología que equilibra la historia de los protagonistas con la forma en que los cambios en Sudáfrica son renqueantes. Nada tiene que ver la capital con las zonas rurales que siguen leyes que el protagonista considera incomprensibles. Grande Coetzee.

¿Qué opináis? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

P.D. Os dejo el enlace para el Master online de creación literaria de Culturamas, donde doy la parte de crítica literaria. Quedan pocas plazas, reserva la tuya ❤ http://www.culturamas.es/blog/2017/09/26/master-online-de-creacion-literaria/