BORIS PILNIAK: CAOBA

BORIS PILNIAK

 

Salvaje. Brutal. Es posible que haya otros adjetivos, pero estos dos son los únicos que creo que reflejan de una manera más adecuada lo que me ha hecho sentir esta obra, a la vez que explica, de la mejor manera posible, por qué la literatura rusa es una de mis favoritas.

Boris Pilniak (1894-1937?) fue acusado de de espía y terrorista y del que se dice que suministró información sobre la  situación del país a André  Gide para criticar a la URSS en su novela Regreso a la URSS. El proceso duró quince minutos y fue condenado a muerte. Desde joven despuntó en la escritura y llegó a tener un mentor para poder dedicarse a tiempo completo, Anatoli Lunacharski, que era Comisario del Pueblo de Educación, quien dirigía la agencia que gestionaba la educación pública. En 1956 se le eximió de culpa, pero su obra no se publicó hasta 1978 en un volumen en el que faltaban estos cuentos compilados con el título del último relato, Caoba. Entre sus obras destacan, El año desnudo (1922), Las máquinas y los lobos (1925) o El mar desemboca en el Mar Caspio (1930).

La época que nos muestra Pilniak en toda su crudeza es la vida soviética en la que Lenin estaba a punto de dar paso a Stalin. La descomposición de la sociedad, visionarios, mendigos y campesinos, los mujiks de los que hablaban otros grandes compatriotas que reflejaban su ignorancia, aquí se enfrentan en un juego de contrarios, que es su prosa, a la ciudad, lo negativo. En palabras de Sergio Pitol, autor del prólogo:

“El Bien es casi siempre el campo, la anarquía, los impulsos vitales, la vida en el seno de una comuna. El Mal es la ciudad, la burocracia, el comercio, la imitación de Europa y la falta de respeto por el elemento específicamente individual que alberga cada hombre”.

El hecho de que las cosas se fueran complicando mejoró aún más su narrativa, cuyo esmero técnico sobrecoge. Abruman las descripciones de sus personajes, casi animales embrutecidos o llenos de bondad, más por ausencia de maldad que por sus propias cualidades. No sabemos qué habría pensado de haber sabido en lo que se convirtió la Revolución. Mi opinión es que a pesar de todos los cambios acaecidos en el país, de los zares a Putin, el pueblo ruso conserva su propia especificidad, eso que les hace únicos, no creo que eso se haya perdido. De igual manera, los pobres seguirán siendo pobres y los ricos ricos y a la voz disidente se le asesina. Eso no ha cambiado. Por eso la prosa de Pilniak es necesaria, para no creer ciegamente en un futuro mejor si desconocemos nuestro pasado. Grande Pilniak, no. Inmenso.

Contadme.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Pd. 1 ¿Queréis leer alguno de mis libros? Poneos en contacto conmigo.

Pd. 2 Podéis apuntaros a mis talleres de crítica literaria y autocorrección para narradores visitad los enlaces ❤

 

 

 

 

Anuncios

MIGUEL DE UNAMUNO: CUENTOS COMPLETOS

unamuno

La llamada Generación del 98 es un referente para mí. A pesar de lo controvertido del término, engloba a una serie de escritores y ensayistas nacidos entre 1864 y 1876, marcados por la crisis moral, política y social desencadenada en España por la derrota militar en la guerra con Estados Unidos y la pérdida de las últimas colonias (Puerto Rico, Guam, Cuba y Filipinas) en 1898. Baroja, Valle-Inclán, los Machado, Juan Ramón y, claro está, Unamuno entre otros tantos, son nombres de cuyas obras no me gusta alejarme. Por eso me ha hecho especialmente ilusión ver compilados los cuentos completos del bilbaíno Miguel de Unamuno. Os comparto el enlace de mi crítica para Culturamas. Para los más remolones os la dejo aquí y espero que os acerquéis a cualquiera de las obras de Don Miguel como Niebla, San Manuel Bueno, mártir, o La tía Tula.

Los cuentos de Unamuno no acostumbran a indicarse dentro de sus obras debido a su dispersión y dificultad de datación, por lo que esta recopilación de sus cuentos en Páginas de Espuma, cuya edición es de J. Óscar Carracosa Tinoco, se había vuelto necesaria.

Cierto es que los cuentos, por lo general, son considerados como obras menores y, en el caso de Unamuno, tan asistemáticos como el resto de su producción pero, como él mismo explica, algunos son el germen de una novela, es decir, pone un huevo y lo empolla hasta que surge un cuento largo o una novela corta que lo convierten en un escritor ovíparo, dada su propia clasificación dentro de la composición. Precisamente, su gusto por “hablar cosas del oficio” de la escritura, es una de las cuestiones por las que defiendo la lectura de don Miguel, aunque confieso que el 98 es una predilección personal. Dudo que España haya salido del marasmo que veían aquellas grandes mentes ni que la masa, que Unamuno se afanaba por educar, haya cambiado en exceso. Si España es un país de garrulos no es cuestión que venga aquí al caso, sino comprobar la vigencia de su pensamiento tanto filosófico como estético (salvo alguna cosa) y descubrir temas como el suicidio, la ignorancia, las tradiciones, casi siempre hechas para romperse, o el amor. Hay mucho amor en estas páginas, muchas veces trágico pero verdadero, pues la rectitud moral de su pensamiento no le permitía aceptar las manipulaciones rastreras. También estos cuentos son costumbristas. Especialmente interesante es caminar por su (mi) adorado Bilbao y descubrir sus calles y sus gentes. Y muerte, también hay muerte entendida como desnacer.

En esta compilación no encontraremos siempre cuentos del modo en que entendemos los relatos ahora, que, en muchas ocasiones, adolecen de una flagrante falta de originalidad estética y parecen meras copias unos de otros. Son los textos que nacen de dentro, que se han ido haciendo a medida que lo ha hecho su pensamiento, en los que vemos sus obsesiones, su preocupación política o el desarrollo de sus ideas referentes a la literatura. Son la génesis de sus obras maestras y que son, por eso mismo, un soplo de aire fresco. No procede aquí hablar de conceptos narratológicos para hacer sesudos análisis teórico-literarios. Lo que debemos hacer al acercarnos a esta compilación es leer desde lo que supone ser un verdadero escritor que habla desde su propia verdad, que expresa su pensamiento, que nos explica los procesos de escritura y donde palpamos la coherencia de su filosofía, en ningún caso, trasnochada en nuestra opinión, sino más bien plenamente vigente.

¿Qué me contáis? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Pd. 1 ¿Queréis leer alguno de mis libros? Poneos en contacto conmigo…en breve os enseñaré mi web 😛

Pd. 2 Podéis apuntaros a mis talleres de crítica literaria y autocorrección para narradores visitad los enlaces ❤

CHARLES BAXTER: GRIFO

baxter

Estados Unidos es un país con una gran tradición cuentística. El primer autor que nos viene a la mente es Raymond Carver, maestro de la concisión y el primer escritor, junto con Chéjov, que cualquier aspirante a narrador menciona como referente (incluida yo).  Baxter no es tan famoso como Tobias Wolff o Richard Ford, por mencionar otros autores estadounidenses. Es profesor de escritura creativa en las universidades de Michigan y Minnesota. En 1997 ganó el Premio de la American Academy of Arts and Letters y en 2000 fue finalista del National Book Award con El festín del amor, cuya adaptación se llevó al  cine con el título El juego del amor​ en 2007, la dirigió Robert Benton y la protagonizaban Morgan Freeman, Fred Ward y Gred Kinnear.

El foco de los relatos en Grifo es la vida cotidiana de una clase media americana llena de dudas y amarguras. No obstante, el modo de tratar sus cuentos es muy diferente a lo que entendimos por realismo sucio. Si en el caso de Carver fue su editor, Gordon Lish, quien decidió quitar carne hasta llegar al hueso, Baxter se explaya, recrea ambientes en los que el lector se zambulle y consigue mantener la atención en detalles que nos llevan a aspectos dramáticos, incluso. No en vano, el propio Baxter dice que no hace falta quemar un Chevrolet o matar a alguien en la primera página para mantener la atención. Por tanto, tiene una manera particular de narrar que nos aleja de los relatos clonados que vemos por todas partes, porque no sólo relata pinceladas, sino que nos permite conocer de manera íntima los personajes, con un humor sutil, mientras vemos cómo llega la tormenta. En ocasiones sólo será un acontecimiento aparentemente casual, que provoca un cambio en la vida de esos personajes. Otras veces, es una especie de sartenazo amable (si me permitís la expresión) con el que tanto los personajes como los lectores quedarán tocados pero no hundidos.

Grifo es uno de esos libros que empiezas con curiosidad pero terminas con dolor. La amabilidad, que no inocencia ni melodrama, de su narrativa me ha calado y espero que también lo consiga con vosotrxs. Lo cierto es que cuantos más cuentistas conozco, más inmerecido me parece el Nobel de Alice Munro. Totalmente recomendable.

¿Qué me contáis? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

Pd. 1 ¿Queréis leer alguno de mis libros? Poneos en contacto conmigo…en breve os enseñaré mi web 😛

Pd. 2 Podéis apuntaros a mis talleres de crítica literaria y autocorrección para narradores visitad los enlaces ❤

 

 

 

JON BILBAO: BAJO EL INFLUJO DEL COMETA

jon bilbao

Os dejo una de mis últimas reseñas para Culturamas, podéis leerla del enlace o más abajo. Como siempre, un placer ❤

Siempre es difícil reseñar un libro que ha ganado un premio. Uno tiene la sensación de que si alguien más ha dicho que ese texto merecía mayor atención que otros será que es verdad y te quedas sin espacio para decir lo que piensas, el espíritu crítico se te encoge y te planteas si tienes razón en tus apreciaciones o estás siendo manipulado por el sistema. Reflexionas acerca de si te ha condicionado tener dicha información, investigas quién estaba en el jurado y miras el libro con el rabillo del ojo porque no quieres ser demasiado complaciente y mucho menos pecar de lo contrario porque quedarías como un crítico ridículo o envidioso. Volvemos a la casilla de salida. Bajo el influjo del cometa, Salto de Página (2010) consiguió el XXXII Premio Tigre Juan.

Si no tenemos en cuenta las palabras anteriores y nos acercamos al libro de Jon Bilbao sin prejuicios, nos daremos cuenta de que ha construido una serie de relatos muy sólidos basados en lo cotidiano con una cuidada arquitectura técnica, buenos diálogos y mejores atmósferas donde siempre hay un resquicio para la amenaza escondida entre lo que menos esperamos. Situaciones que no acaban de terminar, personas que creen que se conocen y situaciones escabrosas donde puede surgir la amenaza de la que no podemos huir. Bilbao ha bebido de la mejor tradición cuentística y, aunque echo en falta una mayor introspección de los personajes y alguna trama menos excéntrica en alguno de los cuentos, es innegable su habilidad narrativa y su excelente utilización del lenguaje. Sin desmerecer la calidad de los otros aspirantes al galardón conseguido por Bilbao, considero que Bajo el influjo del cometa es uno de los libros de cuentos más interesantes que he leído últimamente en el panorama español y que Bilbao es un escritor al que seguir de cerca.

bertadelgadomelgosa@gmail.com<3

Pd. Puedes encontrar Todos los putos días, mi nuevo libro, en:

LUZ Y VIDA, Burgos, Laín Calvo, 34, 09003. Fundada en 1948. Tercera generación de libreros. Su objetivo, que recibas un asesoramiento profesional y personalizado para que encuentres lo que buscas.

ANTI-Liburudenda, Bilbao, Dos de Mayo, 2, 48003. Es un establecimiento muy especial, que se aleja de los típicos criterios comerciales, donde encuentras libros que no se venden en otras librerías.

IGUAZÚ, León, C/ Plegaria, 7, Barrio Húmedo, 24003. Librería especializada en viajes, montaña y naturaleza, que ha apostado por un viaje interior.

VERGÜENZA AJENA, Madrid, C/ Galileo, 56 (Chamberí), Librería y bar de tapas, donde lo mismo te encuentras un libro que no buscas y que te enseña algo que no sabes como disfrutas de lectura de narrativa y poesía.

Si prefieres transferencia bancaria te enviaremos un correo con el número de cuenta (bertadelgadomelgosa@gmail.com) y recibirás el libro en un plazo de 72 horas. Por PayPal (pagos@bertadelgadomelgosa.com). El precio son 14.95€ (Gastos de envío España: 2,25€. Europa 6,50€. Resto del mundo 10,10€).

QUIM MONZÓ: OCHENTA Y SEIS CUENTOS

Para Quim Monzó la vida es digna de ser sacada de quicio. Algo así como sacar punta a todos y cada uno de los detalles que nos pasan desapercibidos a la vez que mete el dedo en la llaga. Monzó es uno de los mejores escritores españoles, suele escribir en catalán, se le ha traducido a distintos idiomas y ha ganado numerosos premios.

Ochenta y seis cuentos es una obra que trata infinitos temas y donde encontramos una aproximación a las relaciones humanas desde el absurdo. Se le ha comparado con Kafka, Borges y Rabelais, con quien más veo relación, por sus exageraciones. Uno tiene la sensación de que la temática que aborda es intrascendente, pero necesitamos poner de nuestra parte para conocer la lógica del absurdo y la hipocresía manifiesta de las relaciones, que alcanzan la grandeza en la mayoría de sus finales inciertos y sorprendentes.

Sus cuentos suelen ser breves, pero Ochenta y seis cuentos es una obra extensa, que hay que leer con tiempo para degustar que tras las generalizaciones ridículas de personajes que se parecen demasiado a nosotros, están los mensajes subyacentes y la crítica corrosiva a la sociedad expresadas con un humor particularmente negro. La falsa simplicidad de su prosa nos perjudica a la hora de buscar el sentido de los relatos, a los que nos enfrentamos como quien mira un cuadro abstracto aunque, conociendo a Monzó, sería más acertado decir “como si fuera un póster porno”. Te acercas al texto, te alejas, te ríes y, algunas veces, te quedas incómodo al verte inmerso en el aspecto surreal de la vida cotidiana.

Os dejo aquí la crítica que hice de El porqué de las cosas, pero si me permitís, os recomiendo Mil cretinos (2012). La diferencia con Ochenta y seis cuentos (1999) es sutil pero importante, no sólo en extensión, sino porque lo escribió tras la enfermedad degenerativa de sus padres y sentí que sus palabras habían ganado humanidad.

Sin duda, Monzó está entre mis escritores imprescindibles y uno de los que más me ha influido, sobre todo en Ostranenie. Sé que, a pesar de que podemos hablar de una resurrección de los relatos debido al empujoncito del Nobel a Alice Munro (que me sigue sin gustar), es un género al que no se ha dado la debida importancia. Quim Monzó es un excelente autor para iniciarse en los cuentos a la vez que nos reímos a carcajadas. Contadme qué os parece.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

P.D. Aún puedes apuntarte a mi taller online de crítica literaria en Culturamas.

ALEXANDER PUSHKIN: HISTORIAS DE BELKIN

 

belkin_850

 

Os dejo aquí mi último artículo para la revista Opulix.com, contadme que opináis en bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

A veces me preguntan por qué la mayoría de mis críticas no están dedicadas a libros recién publicados y siempre digo lo mismo: yo reseño lo que leo a medida que lo leo, así que vuelvo a mis intereses en literaturas como la japonesa o la rusa, aunque procuro variar épocas, autores y tendencias. Reconozco que con los autores actuales voy poco a poco, pero mantengo la mente abierta.

Cuando empecé a leer Historias de Belkin (1830) no pensé que iba a ser tan divertido a la vez que profundo y actual. Pero es que los seres humanos no variamos tanto por mucho que se empeñe la tecnología. Que unos relatos acerca de la vida rusa y sus particularidades propias de los años veinte y principio de los treinta del siglo XIX no resulten desfasados es de un valor inmenso, otro motivo para volver a los grandes, volver atrás y aumentar el conocimiento del ser humano independientemente de los detalles de cada época: vayamos a las fuentes y aprendamos de los mejores.

graficas-01

Los cuentos de Historias de Belkin son divertidos e ingeniosos. Son cinco historias individuales y no relacionadas, anotadas por el difunto Iván Petrovich Belkin, que narraron originalmente cuatro individuos distintos. Mi favorito es “La parada de postas”, donde la tragedia se torna en melancolía, siempre presente en las obras rusas. Así pues, con temas como el honor, el amor, la familia o los duelos estos cuentos anuncian muchos de los caminos por los que evolucionaría la literatura del siglo XX, como sugieren esos distintos narradores y sus distintos puntos de vista, así como las palabras finales de uno de los cuentos: “Los lectores me disculparán por saltarme el innecesario deber de describir el desenlace de esta historia”. Pushkin es la avanzadilla, mucho más que Turgueniev, en mi opinión, de un nuevo modo de entender la literatura menos sujeto a normas y usos que emborronan el verdadero propósito del escritor. Y en esas nuevas formas, el lector se sitúa no como un ente abstracto y pasivo, sino como un “tú” presente en el texto y que deberá hacer un esfuerzo para dar un nuevo sentido, quizá el suyo propio, a esos cuentos. La imaginación los invade, su mirada es irónica, con toda probabilidad, una de las claves de su actualidad. Y si decíamos que es importante beber de las fuentes a veces lo es más atender a lo que nos dicen otros grandes autores que consideran a Pushkin un escritor fundamental, como indica F.M. Dostoievski:

“Pushkin fue el primer escritor que convirtió en arte la belleza del alma rusa, una belleza que había permanecido oculta hasta entonces, y que él se encargó de encontrar entre las gentes de nuestro país.”

Espero haberos dado unas pautas por las cuales debemos incluir alguna obra del gran maestro Pushkin en nuestra biblioteca.

P.D. Aún puedes apuntarte a mi taller online de crítica literaria en Culturamas.

 

RUBEM FONSECA: EL COBRADOR

fonseca3

 

Hola de nuevo a tod@s. Os agradezco que sigáis por aquí  ❤ Como ya es tradición suelo desaparecer de las redes durante todo el verano para tomar distancia y hacer cosas nuevas. Los expertos en marca personal seguro que lo consideran una aberración, pero a mí me sirve, y así empiezo el otoño con ganas renovadas y unos cuantos libros muy interesantes y alguno deleznable que mostraros.

Mi género favorito es el relato y he de confesar que no conozco demasiados cuentistas latinos actuales, motivo por el que me decidí a leer El cobrador, un libro excelente. Rubem Fonseca, disculpad mi ignorancia, es un autor y guionista de cine brasileño reconocido y de gran talento. Estudió Derecho y fue comisario de policía. Ha ganado el Premio Camões, el más importante en lengua portuguesa, el Premio Konex Mercosur a las Letras y el Premio Iberoamericano de Narrativa Manuel Rojas.

Precisamente su pasado como policía y abogado dota a sus personajes de una vitalidad tal que uno teme que salgan del libro y se conviertan en humanos. Hacía tiempo que no me había sentido tan asqueada como con el pederasta protagonista de su primer cuento o asustada con el asesino de “El cobrador”, el último cuento que da título a la compilación. Como suele suceder en las antologías de relatos tanto el primero como el último son los mejores pero, en ningún caso, desmerecen el resto. Sus descipciones son certeras y el lenguaje es descarnado, vivaz, de frases cortas y rotundas, pero hay algo más. Este lenguaje no es gratuito ni fácil al peor estilo estadounidense tan en boga. Hay conmiseración, hay escepticismo, pobreza y lujuria, en una palabra: humanidad.

El cobrador no es sólo un libro de relatos sueltos unidos sin más. También es el retrato de la violenta sociedad brasileña que rodea y controla a los habitantes de sus ciudades y pueblos, a ricos y pobres y se lleva el amor, pero no la esperanza. Al menos no todo el tiempo. Buscadlo. Leedlo. Altamente recomendable.

 

PD. Si queréis participar en mi Taller de Crítica Literaria en Culturamas  escribidme, además tenéis otros cursos a vuestra disposición. No os quedéis sin plaza. Cualquier cosa…como siempre, bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

JAMES JOYCE: DUBLINESES

james-joyce-dublineses--644x362

Hoy quería hablaros de uno de los libros que más me ha influido a la hora de querer escribir y cómo hacerlo: Dublineses de James Joyce. A estas alturas parece ridículo añadir algo a todo lo que ya se ha dicho de la obra de este autor, en concreto, de su forma de revolucionar la narrativa en un marco de grandes escritores que junto con él formaron las vanguardias y renovaron la maravillosa prosa de principios del XX. Pero lejos de esas nuevas formas y técnicas se sitúan estos 15 relatos, costumbristas, porque reflejan la sociedad irlandesa de la época, como el propio Joyce diría,  eran la muestra perfecta de la parálisis, en todos los sentidos, provocada por el Imperio británico y la iglesia católica.

No obstante, si queréis una crítica del libro podéis ir a la ingente bibliografía sobre Joyce y diseccionar cada cuento. Yo hoy sólo quería deciros por qué considero esta obra junto con Retrato del artista adolescente dos libros que, como os decía, han influido poderosamente en que yo me decidiera a escribir. Hace tiempo que no releo Dublineses, pero lo que recuerdo vivamente es la contención. Como narradora es uno de los aspectos que más valoro, porque es detestable cuando un escritor se explica. Y no me estoy refiriendo a esa famosa dicotomía entre telling- showing, es decir, la diferencia entre contar y mostrar que todos los escritores tenemos que aprender, por ejemplo, decir que alguien es cojo o mostrar como le observan los demás cuando camina. Pero esto es muy pobre. La contención va más allá al decir sin tener que expresar todo, que el lector haga suyo el personaje, que se centre en la humanidad que desprende, que con muy poco haga maravillas. Eso es lo que consigue Joyce, con un dominio del lenguaje muy por encima del de otros grandes escritores. En cada uno de los cuentos se asoma a la ventana de distintas personas que habitaban ese Dublín en decadencia y te muestra un pedazo de sus vidas. No necesita nada más que un vistazo para que conozcamos las miserias más profundas del ser humano, porque estos cuentos son pinceladas de maestro. En contra de lo que he leído en una crítica desafortunada, en mi opinión, sobre que estos cuentos no son capaces de llegar al lector actual, no hay nada más falso. Eso es tan ridículo como decir que Guerra y paz de Tolstoi ya no puede enseñarnos nada de la guerra ahora que se lucha con drones. Esto no es un best-seller, aquí no existe unanimidad porque una editorial quiera vender más. La gran literatura nunca pasa de moda porque habla del ser humano. De los universales temáticos, como ya os he indicado alguna vez como el amor, la muerte o la guerra, como también están otras pasiones y otros temas como la humillación o la indignidad.

Cuando escribí Los que sobreviven nunca son los mismos intenté expresar la complejidad de la vida que nos toca en un sólo momento y que nos transforma para siempre. Independientemente de la época en la que se haya escrito una obra, debe expresar  algo íntimo del ser humano y como lectores, como buenos lectores, aplicar eso que leemos a nuestra vida. O al revés si queréis, tenemos que vernos reflejados en cada personaje. Ese era mi objetivo y lo es en cada texto que escribo. Veréis, la mejor manera de enseñar a escribir es enseñar a leer. Si nos quedamos en la superficie de las cosas jamás llegaremos a ninguna parte y nos perderemos lo que de verdad importa. Qué más da si hablamos de la Irlanda de principios del XX, de un pueblo perdido de Canadá o de un palacio ruso. Las modas cambian, también al escribir, pero con gran pesar os digo que el ser humano no. La miseria moral, la falta de rebeldía, la inconstancia todo está ahí. Atrevámonos a aprender a leer con sensibilidad para sacar todo el jugo a lo que leemos. Yo, os confieso, no soy una lectora voraz, de esas que dicen leer todo lo que cae en sus manos. Soy selectiva porque no lo puedo leer todo. Y cuando lees algo pobre, independientemente de si lo ha escrito un buen autor o no, pero es pobre, se te pega a la piel. Así que mudemos la piel y leamos a los grandes como Joyce con las tripas.

bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

PD. Os recuerdo que aún estáis a tiempo de apuntaros a mi taller de crítica literaria online para Culturamas.

PD 2. También estáis a tiempo de comprar OSTRANENIE, mi último libro de relatos y fotografías junto a masLucena.

 

OSTRANENIESITE

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como os podéis imaginar hacer un libro no es nada sencillo. Es posible que un día os hable de ello, pero hoy sólo quería daros una noticia que explica mis pequeñas ausencias estas semanas. MasLucena y yo estábamos preparando un blog para que sepáis más cosas sobre OSTRANENIE nuestro nuevo libro de relatos y fotografías. Podéis seguirlo desde aquí o desde allí y os hemos confesado en secreto lo que vamos a gritar a los cuatro vientos en las próximas presentaciones. Queremos que nos acompañéis y os avisaremos de la exposición y presentaciones con poco tiempo, como es lógico. Pero si no podéis asistir, al menos económicamente, preferimos que lo compréis. Cualquier comentario, sugerencia, crítica…como siempre, querid@s míos a bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤

ostraneniesite.wordpress.com

ESPIDO FREIRE: EL TIEMPO HUYE

espido_freire

Estas cosas pasan. Cuando yo sólo tenía neurona para escribir mi tesis Espido Freire, que nació el mismo año que yo (esto es importante), quedó finalista del Premio Planeta en 1999 con la novela Melocotones helados. Es decir, yo aún no sabía cómo articular mis ideas y la forma de expresarlas y ella ya había viajado por toda Europa con la compañía de José Carreras y escrito una novela de éxito. Es complicado recuperar ese tiempo perdido y crear semejante red de contactos, motivo por el cual, a día de hoy, sólo he publicado un ensayo y autopublicado un libro de relatos (y en breve uno nuevo de relatos y fotografías junto a MasLucena, del que muy pronto os daré buenas nuevas). Es decir, las comparaciones son odiosas. No obstante, no tener contactos en el mundillo editorial me deja bien libre para escribir lo que quiero y como quiero.

Por muy feo que os resulte que lo diga así, sin tapujos, esta colección de cuentos editados para la cadena de hoteles NH es una porquería de esas que no puedes decir que está mal escrita. Y encima me ha dejado mal cuerpo. Dios Mío, ¿alguien pensará que mis relatos son tan vacíos, tan burgueses? Me ha sido imposible que ese nudo en el estómago no dejara una mueca de disgusto en mi boca y saliera corriendo a coger las últimas notas de mi próximo proyecto (una novela) y arrodillada en el suelo con el manuscrito entre las manos gritara con todas mis fuerzas: “¡por favor, por favor, yo no quiero escribir como esta señora!”. Qué horror de estilo. Qué horror de temas. Qué aburrimiento más feroz. Eso por no hablar de que cuando se pone feminista suena muy maternal, como aconsejando al lector. El caso es que me he acercado a su blog, habla de moda y lo adorna con las típicas fotos de cutre modelillo.

Os lo pido por favor, querid@s seguidores, si alguna vez mis textos huelen a naftalina, decídmelo. No sabéis lo que me alegro de no poder comprarme ropa de modisto pero sí de poder escribir lo que tengo en las tripas. Esto me lleva a aquella cita de Marlon Brando: “no confundas el tamaño de tu cheque con el de tu talento”.

PD. Quiero dar las gracias a todos mis amigos fotógrafos que nunca me dejarían posar de esta guisa.

¿Si? ¿No? bertadelgadomelgosa@gmail.com ❤